11 de abril de 2010

Saldando deudas

El único interlocutor ante el que es inexcusable responder por acciones o pensamientos pasados es uno mismo.
Publicar un comentario