9 de abril de 2010

La causa eficiente

La oración y, con ella, la totalidad del ritual y del ceremonial tan queridos por la religión, es como el canto del gallo al amanecer. Igual que este cree que es su canto el que hace salir el sol, también los adeptos creen hacer realidad la existencia de su ser supremo por el mero hecho de dirigirle sus rezos.
Publicar un comentario