12 de marzo de 2010

La tríada

Las fantasías dejan de ser inocuas cuando abandonan el reino de la magia y pretender erigirse en posibilidades. Las posibilidades dejan de ser recomendables cuando trascienden el campo de lo real: la irrealidad es la semilla de la decepción.
Publicar un comentario