6 de marzo de 2010

La representatividad

No es en absoluto egoísta, y obvío el egotismo, pues es palmario que no se trata de lo que los popes de la moralidad consideran un defecto, pensar que en uno mismo se encierra la totalidad de la esencia humana, ya que al ser este uno mismo el único objeto posible de estudio, toda la esencia de la humanidad que nos es posible conocer es la que éste contiene.
Publicar un comentario