30 de marzo de 2010

La contraprestación

No aceptar favores espontáneos tiene una ventaja evidente: no verse obligado a subsanar deudas no solicitadas.
Publicar un comentario