16 de febrero de 2010

La guerra cruenta

La fe no concibe nunca, por su propia naturaleza incuestionable, la posibilidad de derrota. El escepticismo, en cambio, excluye la posibilidad de victoria.
Publicar un comentario