28 de enero de 2010

Las contradicciones

Dada la absoluta e insoslayable imposibilidad de superar nuestras contradicciones, lo más recomendable es aceptarlas y aprender a vivir en su compañía.
En una conferencia en una universidad norteamericana, un alumno recriminó a Walt Whitman que se contradecía, a lo que el poeta respondió: "¡Ah! ¿Me contradigo? ¡Pues bien, me contradigo!"
Publicar un comentario