8 de enero de 2010

La réplica

Dice el hombre de fe, abriendo ceremonialmente los brazos para abarcar el mundo: "Creo". Replica el hombre de razón, señalando el insignificante palmo de suelo sobre el que se yergue: "Sé".
Publicar un comentario