14 de enero de 2010

La escritura velada

Si estuviera en nuestra mano escoger una profecía, ¿qué escogeríamos? ¿Conocer el instante de nuestra muerte, o el motivo?
Publicar un comentario