23 de diciembre de 2009

La distinción

La razón puede llegar a subyugar. La religión también, aunque esta, además, exige humillación.
Publicar un comentario