4 de noviembre de 2009

La riqueza suficiente

La riqueza acostumbra a ser siempre demasiado superficial; claro que la pobreza no es tampoco ninguna garantía de profundidad. La pobreza de espíritu, por supuesto, tampoco.
Publicar un comentario