8 de noviembre de 2009

La fe del converso

Todas las conversiones súbitas –San Pablo, San Agustín, y otras más… laicas- no son más que el cambio de una mentira que se ha convertido en inútil por otra mentira más conveniente.
Publicar un comentario