6 de noviembre de 2009

La elección

Deberíamos temer más a las personas que presumen de tener intenciones irreprochables que a las que se reconocen malintencionadas. Es conveniente saber siempre cuándo se entra en terreno enemigo.
Publicar un comentario