11 de octubre de 2009

La distinción perenne

La espiritualidad se justifica a sí misma mediante la fe, que es invariablemente ciega, y la esperanza, que se confunde con el anhelo. La razón, en cambio, es una escalera sin barandilla que se limita a transitar por lo real.
Publicar un comentario