11 de septiembre de 2009

La coherencia

La razón no entiende de bravatas: el pensamiento se mueve mejor en el silencio, y su formulación debería realizarse siempre en voz baja. Dejemos las arengas a los iluminados de toda especie, y limitémonos a susurrar.
Publicar un comentario