25 de julio de 2009

Excipiente

Una diferencia fundamental entre los presupuestos de la religión y los de la razón es que los que se basan en ésta son necesarios pero no tienen la pretensión de ser suficientes, mientras que los basados en la religión se pretenden suficientes cuando ni siquiera llegan a ser necesarios.
Publicar un comentario