7 de julio de 2009

Comprensivos

La locura, en sus diversas formas y grados, es una disfunción que, dado su carácter accidental, debería merecer toda nuestra comprensión. No así la estupidez, ya que se trata de una enajenación fatalmente voluntaria y de carácter absoluto.
Publicar un comentario