17 de abril de 2009

La superación del absoluto

No estoy en contra de la idealización excepto en lo que tiene de absoluto: nos engañamos, por ejemplo, cuando creemos reconocer a un individuo absolutamente estúpido: unos pasos más allá siempre descubriremos con sorpresa a otro que lo supera.
Publicar un comentario