13 de abril de 2009

Fragilidades

Deberíamos desconfiar siempre de los juicios y las opiniones inamovibles. Como todo aquello que no es susceptible de movimiento, se rompen con muchísima facilidad.
Publicar un comentario