22 de marzo de 2009

El ruido ensordecedor

Me ofenden profundamente los mítines, las proclamaciones, las bravatas, las convocatorias, las arengas... Me temo que tengo el oído demasiado delicado para esos tipos de ruido: sea cual sea el volumen, me parecen endiabladamente ensordecedores.
Publicar un comentario