28 de marzo de 2009

El próximo paso

Ni siquiera los más acérrimos creyentes, y ya ha dejado claro la historia de las religiones lo acérrimos que pueden llegar a ser, pueden obviar la certificación de la muerte de los dioses, aunque los erráticos rebaños de idiotizadas ovejas sigan vagando desesperadas en busca del desaparecido pastor; el próximo paso adelante que se le plantea a la naturaleza humana, concepto que excluye a los acérrimos citados con anterioridad, que seguirán revolcándose en el reconfortante lodo de la doctrina, es la asunción de la soledad existencial y el reconocimiento de la inexistencia de todo lo que pretende trascender el individuo.
Publicar un comentario