8 de enero de 2009

Los viejos maestros

Lucrecio es la demostración infalible de que la filosofía nunca ha tenido nada que ver con la poesía. Afortunadamente para la filosofía.
Publicar un comentario