9 de enero de 2009

La disensión

Afortunadamente para el disidente, la disensión ya no lleva a la hoguera. Desafortunadamente para la disensión, existe una forma más incruenta de acabar con el disidente: ofrecerle un cargo público, si es posible en ese oximorónico cementerio denominado “industria cultural”.
Publicar un comentario