24 de enero de 2009

Apofenia

Nos equivocaríamos gravemente, y este error suele conllevar graves consecuencias, si consideráramos nuestra vida como una sucesión de eslabones que constituyen una larga cadena de interdependencias y concatenaciones causales, y que estas interdependencias pueden analizarse y conectarse entre sí para justificar un supuesto todo homogéneo. Deberíamos comprender que cada momento es único e irrepetible, y que el hecho de que nuestra conciencia los identifique como experimentados por un solo ser no es más que pura casualidad.
Publicar un comentario