31 de diciembre de 2008

La promesa

Nunca se debe prometer más de lo que se puede cumplir.
Nunca se debe prometer más de lo que estamos dispuestos a cumplir.
Nunca se debe prometer.
Nada.
Ni siquiera a nosotros mismos. Sobre todo a nosotros mismos.
Publicar un comentario