5 de noviembre de 2008

Orfeo

No sirve de nada, es un inexcusable gasto de energía y de oportunidad, puro juego de consignas, poner en marcha una revolución si no se sabe a ciencia cierta qué es lo que debe ser subvertido.
Publicar un comentario