25 de noviembre de 2008

Las etiquetas

El verdadero pensamiento se lleva mal con cualquier tipo de etiqueta; ésta lo limita, lo constriñe, lo inhabilita. Cuando encerramos el pensamiento en la cárcel de un -ismo limitamos su potencia de tal modo que éste no puede generar ya más que consignas.
Publicar un comentario