27 de octubre de 2008

La existencia consciente

Que los profetas, todos muertos, jamás nos enseñen ningún camino: ellos ya han tenido el suyo, y el nuestro debe ser sólo nuestro. Que los muertos, profetas o no, nos dejen en paz, porque la vida nos pertenece única y exclusivamente a nosotros, a los vivos.
Publicar un comentario