16 de octubre de 2008

La diferenciación de géneros

Reflexionar acerca de lo acaecido no es lo mismo que interpretarlo. Los hechos de nuestra vida, sucesivos, tienen una estructura principalmente narrativa, y nuestra biografía podría escribirse como una novela. En el momento en que nos preguntamos por la justificación de nuestros actos, por las fuentes de nuestros razonamientos o por la superestructura de nuestra experiencia, de aquello, si lo hay, que subyace a los puros hechos, abandonamos la estructura narrativa para adentrarnos en la interpretativa, e intentamos, separando los hechos de las relaciones materiales que los contaminan, convertir una novela en poesía, convertir la narración en sentimiento. Y jamás ha alcanzado el hombre ninguna meta válida mediante la poesía.
Publicar un comentario