14 de octubre de 2008

El dolor futuro

Vivimos tiempos inspirados por un falso hedonismo que nos ha acostumbrado a evitar la renuncia, el sufrimiento y el dolor, y los profetas con más éxito son aquellos que, considerando la felicidad un derecho, la prometen en su forma plena; deberíamos andar con cuidado por los caminos que nos plantean para alcanzarla, caminos hechos de consignas, experiencias y desarrollo de facultades espirituales, pero que, indefectiblemente, abominan de la reflexión. Es cierto que evitando pensar acerca de temas dolorosos escapamos del dolor que ello nos produce, pero también nos mutila de nuestra capacidad de pensamiento.
Publicar un comentario