3 de octubre de 2008

Cuestión de cantidad

Hechos, tanto a nivel físico como mental -y disculpad el dualismo, juro que es sólo una concesión a la inteligibilidad-, de sustancia perecedera, no deberíamos dar tanta importancia a lo que podemos conocer sino a lo que debemos conocer. El conocimiento posible, por su propia dimensión, aparte de inabarcable, es inútil cuando se enfrenta al conocimiento plausible.
Publicar un comentario