24 de agosto de 2008

La conservación de la energía

La libertad interior, la última libertad que podemos permitirnos perder y la primera que debemos conservar, no se puede transferir, no se puede dejar en manos de nadie, sea éste una persona o una colectividad.
Publicar un comentario