12 de agosto de 2008

El salvador

Existen personas con una extraña insistencia en salvarte. Nunca te fíes de ellos: siempre acabarán exigiéndote que les pagues sus desvelos.
Publicar un comentario