16 de julio de 2008

La propagación del óxido

Si te dejas llevar por el abrazo tranquilizador, empático, amigable de la soledad, que sea un decisión consciente. Ten presente que ella trabaja de manera silenciosa, como el óxido, y que una vez que ha empezado su invasión no tiene vuelta atrás.
Publicar un comentario