31 de julio de 2008

El pecado original

El castigo supremo no es la muerte, sino la renuncia al razonamiento. Qué habilidad la de Dios obligándonos a escoger ante el árbol del centro del paraíso, y qué astuta Eva con su elección.
Publicar un comentario