20 de mayo de 2008

La sustitución

Nuestro afán de transcendencia es huero, inútil y pretencioso. Cuando muramos, el mundo no sentirá nuestra pérdida; y si la sintiera, habrá muchas personas mucho más capaces para sustituirnos.
Publicar un comentario